Consejos

Actividades gratis en Menorca para niños

Menorca es un destino que lo tiene todo para disfrutar de unas vacaciones familiares que recordaréis siempre. Es una isla pequeña, pero hay un montón de actividades para hacer con niños que os permitirán conocer sorprendentes paisajes y descubrir su cultura y sus tradiciones entre juegos y diversión.

¿Estás buscando planes y aventuras emocionantes para descubrir Menorca con tus hijos? Desde el Royal Son Bou Family Club te proponemos 8 ideas divertidas y gratuitas para disfrutar al máximo de vuestras vacaciones con niños en Menorca.

 

Visitar los faros

null

Alrededor de la costa de Menorca hay 7 faros. Ninguno de ellos es igual y la espectacular ubicación en que se encuentra cada uno hace que merezca la pena visitarlos todos. A los más pequeños les gustará descubrir el paisaje, correr y jugar al aire libre y se quedarán asombrados al ver lo altos que son los faros. Para ir con ellos, te recomendamos los de Favàritx y Cavalleria.

El faro de Favàritx no os dejará indiferentes, situado en unos abruptos acantilados de rocas de pizarra negra y grisácea, el entorno que lo rodea no tiene nada que ver con el resto de la isla. Un paisaje lunar que despertará la imaginación de los más pequeños.

Muy cerca está la playa de Cala Presili, de arena blanca y fina, desde la cuál podréis ver el faro a lo lejos. Podréis llegar hasta la playa a través del Camí de Cavalls. Aunque es una playa virgen, por lo que hay que tener en cuenta que no tiene servicios. El acceso al Faro de Favàritx solo está permitido en bus desde Mahón.

El faro de Cavalleria es el lugar favorito de muchos para ver la puesta de sol. Se encuentra en el punto más al Norte de la isla, al lado de una playa de arena dorada y acantilados rojos que llevan el mismo nombre. Muy cerca del faro está el pequeño puerto natural de Sanitja y el yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Sanissera, dos visitas que también podéis hacer con vuestros hijos.

Es Grau: la playa y el parque natural

null

La playa de Es Grau es perfecta para las familias, ya que sus aguas son muy poco profundas y los niños podrán jugar y divertirse seguros. Además, hay servicio de socorristas.

La playa está situada dentro del Parque Natural de la Albufera de Es Grau. El parque ocupa más de 5.000 hectáreas en las que viven cientos de especies animales y vegetales.

Lo más recomendable es que empecéis la visita en el Centro de Recepción e Interpretación Rodríguez Femenias, donde os informarán de los itinerarios para recorrer el parque.

Se han creado 3 rutas diferentes que tienen una dificultad baja, todas aptas para hacer con niños. La primera es la de Sa Gola y recorre la laguna donde se unen el agua dulce de la albufera y la salada del mar, y la zona de dunas. Tiene una distancia de 1,7 km.

El segundo itinerario es el de Santa Madrona, de unos 2,8 km, y es el más interesante para la observación de pájaros y aves acuáticas.

El tercer itinerario es el del Mirador de Cala Llimpa. Tiene una distancia de 1,7km y recorre el suroeste de la laguna hasta un mirador que ofrece unas vistas fantásticas de Sa Gola y Cala Llimpa.

Sin duda, un paseo por la Albufera de Es Grau, observando las aves acuáticas y rapaces, las tortugas y galápagos, las lagartijas y otras especies animales será un plan muy emocionante para los niños.

Visitar los mercados artesanales

null

En verano, todos los pueblos de la isla dedican una noche a la semana al mercado artesanal. Es una ocasión perfecta para conocer las diferentes localidades y dejarse llevar por su encanto, recorriendo las calles y plazas del centro. Los tenderetes están llenos de todo tipo de productos artesanales hechos en la isla (bisutería, calzado, ropa, decoración, etc) y de comida típica de Menorca (embutidos, quesos, pastas, miel, mermeladas, etc). Seguro que encontraréis un buen souvenir para llevaros como recuerdo de vuestras vacaciones. Además, hay diferentes espectáculos y actuaciones que disfrutaréis toda la familia.

El mercado artesanal más cercano a Son Bou es el de Alaior, que podréis visitar todos los miércoles desde las 19h hasta las 23h.

A unos 20 minutos del hotel se encuentra Es Migjorn Gran. Su mercado artesanal se celebra todos los martes y está dirigido exclusivamente al publico familiar, con espectáculos, circo, teatro y talleres infantiles que harán las delicias de los más pequeños.

Conocer Ciutadella y Mahón

null

Mahón y Ciutadella son las ciudades más grandes de Menorca.

Mahón es la capital de la isla y tiene el mayor puerto natural del Mediterráneo. Un paseo familiar por el puerto es un imprescindible si visitáis la ciudad. A los niños les encantará buscar la estatua de la Sirenita. Y después podéis acercaros a algún mirador para contemplar el puerto.

Las calles y plazas peatonales del centro de la ciudad también merecen una visita. En el edificio del Ayuntamiento podréis ver un reloj adquirido por el gobernador inglés Richard Kane en el siglo XVIII. En la misma plaza, está la Iglesia de Santa María que cuenta con un órgano del año 1809. También vale la pena visitar el Claustre del Carme, dónde se encuentra un mercado de productos artesanales.

Ciutadella respira tranquilidad. Las callejuelas del casco antiguo, con sus edificios palaciegos y la catedral, invitan a dejarse llevar por la fantasía y pasear por las historias de su pasado. En la entrada, veréis un cuidado molino de viento ahora convertido en restaurante, y desde allí podréis pasear por las calles peatonales, deteneros en las distintas tiendas, caminar bajo los soportales con arcos de la calle Ses Voltes y llegar hasta la Plaza del Borne, donde se encuentra el ayuntamiento y un gran obelisco, construido en honor a los habitantes que lucharon contra el ataque turco de 1558. Y el precioso puerto, con sus barcas amarradas, es una visita obligada.

Subir a Monte Toro y descubrir el bosque de S’Arangí

nullCasi en el centro de la isla se encuentra el monte más alto de Menorca: Monte Toro. Mide 358 metros, pero Menorca es muy plana y desde allí se puede ver toda la isla. Y en los días despejados se puede ver Mallorca, la isla vecina. Es una visita imprescindible si queréis disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas. En la cima de la montaña está el santuario de la Virgen de Monte Toro, construido en el siglo XVII.

Al pie de Monte Toro está Es Mercadal, un pueblo cuyas calles conservan la esencia menorquina. Y a pocos kilómetros se encuentra la finca pública del bosque de S’Arangí, un entorno que invita a los pequeños a convertirse en exploradores, a recorrer caminos, escalar rocas y conocer diferentes especies de árboles y plantas. Hay tres itinerarios circulares de diferente dificultad y duración:

  • El azul, de 446 metros, se puede recorrer en unos 20 minutos. Es sencillo, porque es bastante llano y llega hasta una zona con mesas y bancos, donde podréis disfrutar de un picnic familiar.
  • El verde, de 488 metros, es una excursión de unos 30 minutos. Tiene una dificultad media y algunas subidas entre rocas.
  • El rojo, de 2.116 metros, os llevará alrededor de 90 minutos recorrerlo todo. Es para los más aventureros y llega hasta la cima del monte Puig Mal.

Y después podréis observar la Peña de S’indi, una gran roca que por su forma recuerda a la cabeza de un jefe indio.

Conocer las fiestas patronales

null

Casi cada fin de semana de julio y agosto se celebran las fiestas patronales en los diferentes pueblos de la isla. Es una celebración de origen medieval en la que los caballos son los protagonistas y se levantan sobre sus dos patas traseras al ritmo de la música. Durante los días de las fiestas se une la tradición con la alegría y la diversión en unos actos muy especiales para los menorquines.

Si tenéis la ocasión, merece la pena disfrutar de las fiestas y conocerlas con los más pequeños, eso sí, no entréis en la plaza en el momento del “jaleo”, mejor buscad un sitio seguro para verlo, especialmente si lleváis un cochecito de bebé. También es muy importante llevar ropa cómoda y un calzado adecuado, como unas deportivas.

Jugar en los parques infantiles

null

Columpios, toboganes, castillos, balancines… ¿qué niño podría resistirse a un parque infantil?

Si visitáis alguna de las poblaciones de la isla, reservad algo de tiempo para hacer una parada para que los más pequeños se diviertan en alguno de los parques infantiles. En Mahón destacan los de Es Freginal, la Plaza de S’Esplanada y el Pont de Sant Roc, y en Ciutadella, el de la Plaza dels Pins. Si váis a Alaior, encontraréis uno en la zona deportiva; y en Fornells hay uno junto al puerto. Y, sin duda, uno de los más originales es el de Cala en Porter, situado a pie de playa, ideal para jugar un rato después de un buen baño en el mar.

Ver la puesta de sol desde la playa

null

No puedes irte de Menorca sin disfrutar de un mágico atardecer en la playa con tu familia. Bañarse en el mar mientras el sol se va escondiendo sorprenderá a pequeños y mayores. Sin duda, la playa de Son Bou es nuestra preferida para observar la puesta de sol. Es la más extensa de Menorca y, al estar ubicada en el sur, ofrece unos atardeceres maravillosos.

Y después de decirle al sol “hasta mañana”, no hay nada como una ducha refrescante, para acabar el día con una cena en uno de nuestros restaurantes y tomar algo en la terraza del Bar Marés disfrutando del espectáculo.

Hay muchas actividades familiares que os permitirán conocer Menorca a fondo. ¿Qué otros planes gratis añadirías a nuestras recomendaciones?

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad