Noticias

Joana Torres, representante de ASAMDIB en Menorca: "Treinta y cinco personas se desplazan diariamente desde Menorca por temas de salud y es nuestra obligación ayudarles".

Joana Torres sabe en carne propia qué es eso de ir y venir a Palma por temas médicos. El caso personal que vivieron en la familia la empujó a formar parte de la asociación para niños enfermos de cáncer ASPANOB. Ahora también es la representante de ASAMDIB, la Asociación de Ayuda al Enfermo Desplazado de las Islas Baleares, a través de la cual ayudan a pacientes de todo tipo con las estancias en Palma y Barcelona por problemas de salud.

 

¿Qué supone para ASAMDIB haber ganado la beca Family de Royal Son Bou?

¡La beca de Royal Son Bou nos ayuda muchísimo! Aparte de estar muy contentos por el reconocimiento que han hecho del proyecto de ASAMDIB, es muy importante porque representa medio año de alquiler del piso de Palma, donde atendemos a enfermos y acompañantes desplazados. ASAMBID por sí misma no es suficientemente reconocida todavía. Hasta hace dos años no pudo optar a según qué subvenciones.

Por ello, todo el dinero que llega lo podemos destinar a mejorar las condiciones de vida de una familia que, con subsidios mínimos de 400 euros, se ve obligada a separarse para recibir tratamiento. Y mientras una parte está en Menorca, la otra parte de la familia debe viajar a Barcelona. Como nos ha pasado más de una vez.

¿Cuál es el objetivo principal de ASAMDIB?

La prioridad de la asociación es la calidad de vida del enfermo, tenga la edad que tenga. Aunque, si es un niño, tiene prioridad sobre un adulto. Damos apoyo psicológico y emocional, tanto al paciente como al acompañante. Porque para poder cuidar bien, tienes que estar cuidado. También damos apoyo económico, compaginando los recursos que tiene ASPANOB.

¿La relación con ASPANOB es estrecha?

De hecho, ASAMDIB es una consecuencia de ASPANOB, que da cobertura a los pacientes oncológicos de 0 a 18 años. Nos pasaba, sin embargo, que muchos pacientes con otras patologías nos pedían ayuda para cubrir una estancia en Palma para recibir tratamiento. Y si teníamos posibilidad porque los dos pisos de ASPANOB no estaban llenos, dábamos esta ayuda, aunque no fuese el perfil. A veces no es cuestión de lo que puedes hacer, sino de lo que quieres hacer. Hay casos que no se pueden obviar de ninguna manera e intentamos atender a todo el mundo que podemos. Por ejemplo, nos encontrábamos con muchos casos que nos pedían auxilio para poder hacer la estancia en Palma, donde en Can Granada les hacían pagar 95 euros por noche y persona. En esta residencia sólo se cubren ciertos servicios a los acompañantes de enfermos, que tienen que ir con unos papeles muy específicos de IB Salud. La gran mayoría de asociaciones de otros tipos de patologías no oncológicas, como ALCER, no tienen piso en Palma para poder ofrecer. De ahí surgió la idea de crear una asociación para ayudar a los enfermos desplazados, fuera cual fuera la enfermedad o condición.

¿Cómo funciona ASAMDIB?

En Menorca, ASAMDIB tiene una estructura más pequeña que en Mallorca, con una servidora como representante, una psicóloga y voluntarios, que compartimos con ASPANOB. ASAMBID por ella sola no llega a algunas de las cosas que podemos hacer a través de ASPANOB debido a que es una asociación mucho más joven. Hace cinco años que se creó, frente a los más de 30 que tiene ASPANOB. Contamos con un local en Es Mercadal, y trabajamos de forma estrecha con la sede de Palma, donde hay un presidente, un gerente, una secretaria y una psicóloga. En Palma también tenemos el piso, que consta de cuatro habitaciones, una de matrimonio y tres más pequeñas. Estos recursos son compartidos con ASPANOB, que cuenta con dos pisos más que se emplean indistintamente, dependiendo de la demanda de cada momento.

¿El proyecto de ASAMDIB es entonces para residentes en las islas menores, Menorca, Ibiza y Formentera?

Los usuarios son mayoritariamente de las islas menores. Aunque la parte foránea de Mallorca sufre también el aislamiento dentro de la misma isla, porque se da por hecho que un paciente puede llegar al hospital sin tener que coger un avión. Pero en casos de pacientes que están en UCI, los acompañantes quieren estar cerca, y según de qué población de Mallorca provengan, tienen dos horas de ida y dos de vuelta por carretera. También hay pacientes a los que se les hace un tratamiento de quimio o radio que tienen que hacer un viaje de cuatro horas para cinco minutos y tienen que cruzar la isla sin estar en condiciones de hacerlo.

¿Y este piso de ASAMDIB emplea de forma constante?

Sí. Y se seguirá utilizando. Somos una isla con limitaciones y lo hemos asumido. Por población, hay servicios que no llegaremos a tener y nos tendremos que desplazar siempre. Hay 35 personas diarias que se desplazan a Mallorca para recibir tratamiento. Por esto salió ASAMDIB, porque normalmente saben cuando parten, pero no cuando vuelven. Lo que más falta es humanidad.

En el año 2018, ASAMDIB atendió a siete niños y a doce acompañantes en los pisos de acogida. Mientras que dio cobertura psicosocial a 18 personas en Mallorca y 60 en Menorca.

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad