Kiko, tu guía turístico

Kiko defiende Menorca desde los cañones del Fort Marlborough

Soldados vigilando la entrada del puerto de Mahón, viviendo en construcciones excavadas en la roca, disparando los cañones para alejar a los invasores,.... ¡qué historia más interesante! Y hoy voy a conocerla. Hooky y yo nos vamos al Fort Marlborough. ¿Nos acompañas?

Ya estamos en Es Castell, al este de Menorca, y desde aquí salimos hacia Cala San Esteban. Justo en la entrada hay un aparcamiento. Cruzamos la carretera y comenzamos a bajar por el Camí de Cavalls (Camino de Caballos).

Un castillo en el camino

Mientras bajamos entre cuevas, paredes de piedra y árboles hacia la cala, Hooky me cuenta que el Fort Marlborough se llama así en honor a Sir John Churchill, Duque de Marlborough, un general del ejército británico que fue muy importante hace 300 años.

nullYa vemos el mar y, enfrente, los restos del Castillo de San Felipe. De esta construcción solo quedan las galerías subterráneas en las que se resguardaban los soldados porque el rey español Carlos III ordenó su demolición cuando ganó la guerra a los británicos que hasta entonces dominaban la isla.

¡Un poco de luz!

Ya estamos. La entrada es muy curiosa. Parece que entramos en una gran cueva. Es que este Fuerte es subterráneo y está excavado en la roca. Es como una gran galería que tiene algunas entradas a los lados. Hay almacenes, despachos, habitaciones,....

nullTodo está oscuro. Solo los paneles explicativos y algunos faroles dan un poco de luz.

  • Tendríamos que haber traído unas linternas, dice Hooky.

  • ¡Mira, aquí hay una luz!. Es un cuarto con literas y hay dos oficiales británicos sentado ante una gran mesa de madera. Uno escribe y el otro que bebe en una gran copa.

  • ¡Es una recreacion de lo que pasaba aquí hace 300 años! ¡Qué bonito!, dice Hooky. Cuando era joven yo conocí muchos soldados y lo pasábamos muy bien contando historias de los países en los que habíamos estado.

nullSuena el agua en el fondo del oscuro pasadizo

Ahora hemos entrado en una galería que se ilumina con el sol que entra por algunas estrechas ventanas que dan al foso que rodea el fuerte.

De repente, nos quedamos quietos los dos:

  • ¿Lo oyes?, dice Hooky. Es como si estuvieran cavando.

  • Sí. Se oye mucho ruido y también oigo el sonido del agua. ¿Qué será?

  • ¡Es un pozo! Desde aquí se ve a los soldados trabajando y sacando agua para todos los que vivían aquí.

Unas cuerdas nos impiden entrar en el pasadizo pero al final se pueden ver las sombras de los que abren el pozo. Hooky dice que aquí vivían un Capitán, 50 soldados de Infantería y 15 artilleros que se encargaban de los cañones y otras armas que usaban para defenderse.

Un gran foso que rodea el fuerte

nullHemos salido al foso. El sol nos deslumbra. Aquí todo es verde. Hooky sube corriendo las escaleras hacia la parte más alta. ¡Va a ver los cañoñes! Corro detrás de él.

  • Los cañones no apuntan a la entrada del puerto. Estos eran para defenderse de los que llegaban a través del campo e intentaban entrar en el fuerte por aquí, dice Hooky.

  • Son muy grandes, ¿funcionarán aún?.

Solo quedan dos cañones pero cuando recorremos el foso vemos algunos rincones donde seguro que hubo más colocados estratégicamente. Desde aquí arriba se ve la Fortaleza de La Mola. Está al otro lado de la bocana del puerto.

null

  • ¿Qué es esa torre que se ve a lo lejos?, pregunto a Hooky.

  • Es la Torre del Ahorcado (Torre del Penjat). La construyó hace unos 200 años el General Stuart, un gobernador británico. Allí se ahorcaba a los condenados que salían del Castillo de San Felipe. Los ingleses la levantaron allí para defender el puerto de Mahón.

Me gusta visitar estos lugares con Hooky porque los conoce bien y siempre tiene historias interesantes para contar.

nullEl Duque francés de la mahonesa

Hemos entrado en una pequeña estancia donde están colgados los cuadros de personajes representativos de aquella época. Está el Duque de Marlborough, Richard Kane, que fue gobernador de Menorca, el Duque de Richelieu, que fue el que arrebató la isla a los ingleses,.....

Hooky me recuerda que la leyenda cuenta que fue Richelieu el que dio a conocer la salsa mahonesa en Europa. Cuando vivía en la isla unos menorquines, que no tenían muchos alimentos para poder prepararle una buena comida, mezclaron aceite, huevo y sal. La salsa le pareció tan rica que se llevó la receta a su país y se llegó a pensar que era un salsa de origen francés. Pero no, la mahonesa nació en Mahón.

Salimos del Fuerte entusiasmados por todo lo que hemos visto. Aquí hay un pequeño parque infantil y nos vamos a quedar jugando un rato en el tobogán. Pronto llegará la hora de comer y nos esperan en el Club Kikoland. ¿Conocías la historia de Fort Marlborough? ¿Qué te ha parecido la visita? A nosotros nos ha gustado tanto que queremos volver otro día con Cuqui. ¿Te apuntas?


DATOS BÁSICOS:

  • Desde Son Bou a Es Castell hay 23 km. Desde allí a Cala San Esteban, donde está el Fort Marlborough, hay 2 km.

  • Hasta la Cala San Esteban no hay transporte público.

  • Se puede visitar el Fort Marlborough todos los días. De martes a sábado, de 9.30 h. a 19 h. Domingo y lunes de 9.30 h. a 15 h.

  • La entrada es gratuita para los menores de 8 años. Los adultos pagan 3 euros. Se puede alquilar un servicio de audioguía.

  • La entrada los lunes es gratis.

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

Al enviar aceptas la política de privacidad