Kiko, tu guía turístico

Kiko descubre a Carnestoltes en el carnaval de Menorca

¡Lo hemos pasado fenomenal! He celebrado las fiestas del carnaval en Menorca con Cuqui y Hooky. Nos hemos disfrazado, hemos asado sobrasada en las brasas y nos hemos reído mucho. En Menorca los días de carnaval han acabado con el entierro de Carnestoltes, un personaje descarado y sinvergüenza que durante las fiestas nos anima a todos a divertirnos.

 

El jueves es para los niños. Por la mañana salen de las escuelas infantiles con sus disfraces y pasean por las calles con sus profesores. Algunas mamás hacen fotografías y los más pequeños se agarran a una cuerda para no perderse ni desviarse del camino.

En Menorca el jueves es para los niños

En la isla a este día se le llama “Dijous llarder” que es algo así como el jueves de la “grasa de cerdo”, el último antes de la Cuaresma y uno de los últimos días en los que se puede comer carne, según las religiones cristianas. Por eso en Menorca llaman al carnaval “els darrers dies”, o sea, “los últimos días”.

  • “Pero que el jueves sea el día que se dedica a los niños no es una costumbre solo menorquina”, me dice Hooky que ha vivido en varios países. “En muchos lugares hay fiestas infantiles de Carnaval”.
  • “¿Has estado en alguna de estas fiestas, Hooky?, le pregunta Cuqui.
  • “Un invierno estuve en Alemania. En Colonia. Allí es el lunes de carnaval el que se dedica a los niños. Se celebra un divertido desfile de personas disfrazadas y los niños gritaban ¡Kamelle! ¡Kamelle! Y los participantes en el desfile nos tiraban caramelos y otras golosinas. También lanzaban flores. Era precioso y lo pasé muy bien aunque hacía mucho frío”.

null

Aquí es típico comer sobrasada. Unos amigos habían preparado un buen fuego y pusimos trozos de sobrasada y de butifarrón, que es otro embutido típico de Menorca. Cuando están bien tostados colocas los trozos encima de pan untado con tomate y es ¡delicioso!.

Baile con máscaras en Menorca

Por la tarde salimos disfrazados los tres. Hooky se empeñó en ser un pirata. ¡Pero si él ya es un pirata! Nos encontramos muchos niños como él y se emocionaba al verlos. También había personajes de Disney, de Star Wars, vaqueros e indios,... y unas niñas bailaban en medio de la calle vestidas de marineras y llevaban una barca de colores. Cuqui se había disfrazado de bailarina y las seguía moviendo los brazos e imitándolas. ¡Qué risa!

  • “Yo quiero un antifaz, Kiko”, me dice Cuqui.
  • “Aquí no llevan antifaces. Esta es una costumbre de uno de los carnavales más famosos del mundo, los de Venecia, en Italia. Allí todos se ponen máscaras que les tapan la cara y van muy elegantes”, le cuenta Hooky. “Y en Roma también celebran un gran desfile y carreras de caballos, es muy divertido”.
  • “Aquí, en Ciutadella, organizan un baile que se llama “el ball de tapadets” en el que los participantes se esconden detrás de máscaras para que nadie sepa quiénes son. Mientras toca la orquesta un grupo baila y, cuando acaba la canción, se las quitan sorprendiendo a todos. Es una costumbre muy antigua”, les explico.

Un diablillo en el carnaval de Menorca

Seguimos recorriendo las calles y cada vez había más grupos de niños y niñas que jugaban con sus difraces. Uno de ellos se enfrentó a Hooky con una espada de plástico y simularon entablar una lucha entre piratas.

null

Yo me disfracé de diablo. Y menos mal que me puse ropa de abrigo debajo porque hacía bastante frío. Han sido días de tramuntana en Menorca, un viento seco que llega del norte. El Carnaval casi siempre cae en febrero, ¿por qué no lo celebran en verano?

  • “Tendrías que ir a Inglaterra”, me dice Hooky. “El carnaval de Notting Hill se organiza en agosto y es una fiesta muy popular. Dicen que es el festival callejero más grande de Europa”, nos cuenta Hooky que parece un experto en fiestas europeas.

Carnestoltes, una tradición de Menorca

En Menorca hay un personaje ficticio muy popular: Carnestoltes o Camestortes. Es un muñeco relleno de paja que antiguamente paseaban en carro por las callles de los pueblos de la isla. Él es el que anima a todos a disfrutar de las fiestas de carnaval, a bailar, a comer y jugar con los amigos.

null

Ahora solo sale el martes de carnaval, “darrer dimarts”. Como la fiesta acaba, dan por muerto a Carnestoltes. Lo pasean por las calles de algunos pueblos, como Alaior y Mahón, mientras suena la música. La gente se viste de negro y llora por su muerte entre risas porque es el último acto de la fiesta.

Un muerto muy vivo para acabar el carnaval

Estuvimos en Mahón viendo el espectáculo. Una banda de tambores desfilaba delante de la caja en la que llevaban a Carnestoltes. Y, de repente, ¡se levantó y comenzó a cantar!. Cuqui por poco se desmaya del susto. ¡Estaba vivo y no era un muñeco de paja! Nos habían engañado. Era un joven del pueblo que se hacía pasar por Carnestoltes.

Fuimos hasta el ayuntamiento y luego al Teatro Principal, que es precioso, el teatro de ópera más antiguo de España. Allí leyeron el testamento de Carnestoltes, irónico y divertido. Todo el mundo reía porque se nombraba a personajes conocidos de la isla.

null

Cuando volvíamos a Kikoland Hooky nos siguió contando historias de cómo celebran el carnaval en otras ciudades europeas. Por ejemplo, en Düsseldorf dedican un día a las mujeres y ellas son las que mandan y en muchos lugares del Reino Unido tienen la tradición de comer panqueques, unas tortitas que Hooky dice que están riquísimas. ¿Cómo celebras tú el carnaval?  

Fotos: menorca.info

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

Al enviar aceptas la política de privacidad