Kiko, tu guía turístico

La aventura de Kiko en la Cova dels Coloms

Hoy me he levantado muy temprano. Casi no he podido dormir pensando en la aventura de visitar la Cova dels Coloms (Cueva de las Palomas), la mayor gruta natural de Menorca.

Salgo del Club Kikoland preparado para encontrarme con mis amigos en la playa de Santo Tomás, desde donde saldremos hacia el barranco de Binigaus.

Hemos quedado en el aparcamiento porque muy cerca de allí está el Camí de Cavalls que nos llevará hasta el sendero de la cueva. Después recorreremos un camino estrecho entre bosques y acantilados. ¡Qué emocionante!

Palomas y murciélagos

Ya os imagináis que la Cova dels Coloms se llama así porque estaba llena de palomas torcaces. Ahora ya no, porque muchos cazadores las perseguían hasta allí y acabaron desapareciendo.

Ahora hay muchos murciélagos. Son pequeños y de día casi no se ven porque están en las paredes de la cueva y ¡es tan grande!.

  • ¿Estamos listos para la excursión?, dice Juan.

  • La primera etapa es ir por el Camí de Cavalls hasta los bebederos de piedra donde se divide el camino. ¡Todos con la gorra puesta que hoy hace mucho sol!, le contesto.

null

Nos reímos, nos ponemos la mochila en la espalda y comenzamos a caminar.

Al final del barranco

Desde aquí arriba vemos la playa de Binigaus. Es muy larga y bonita. El mar está precioso con colores azules brilantes. Creo que un baño aquí será el mejor final para la aventura que hemos empezado.

Esta playa está al final del barranco de Binigaus. Ya se ve desde aquí. Hay muchos árboles y plantas muy verdes y las paredes del barranco son casi blancas.

null

Bebederos para animales

Hemos llegado a un cruce. Enfrente, en las rocas, hay un bebedero de piedra para los animales que pasan por allí. Sobre todo, caballos, porque es un sendero por el que se hacen muchas excursiones. ¿Os acordáis del paseo que dimos a caballo por el Prat de Son Bou?. Fue muy divertido.

Aquí hay un cartel que indica el camino hacia Cala Galdana. Nosotros tomamos el que comienza a subir al barranco.

¿Nos hemos perdido?

Hemos pasado por un camino estrecho. A un lado el acantilado y, al otro, paredes de rocas con mucha vegetación. Las plantas nos hacen cosquillas en las piernas.

Llegamos a un claro del bosque y Juan nos hace parar a todos.

  • Creo que nos hemos perdido. Aquí había un cartel para indicar el camino a la cueva pero no lo veo.

  • ¡Mirad en esa roca! Hay una flecha de color amarillo que indica el camino, avisa Pedro.

null

Na Polida, la cueva del mármol

Antes de llegar a nuestro destino nos desviamos hacia la derecha para ver la Cova de Na Polida. ¡Oh! Está cerrada. Pedro cuenta que hace un par de años pudo entrar a verla y que es impresionante.

  • Entramos con linternas porque es muy oscura y nos contaron que antes extraían mármol de aquí. Hay una gran familia de murciélagos ratoneros y la cueva se ha cerrado para que pueda recuperarse esta clase de animales. ¡Casi estaban desapareciendo!

Una cabra de hace 5000 años

Pedro siempre nos cuenta historias curiosas. También comenta que en esta cueva se encontraron restos de Myotragus Balearicus.

Me he quedado con la boca abierta. ¿Sabes lo que es un Myotragus?. Nos explica que era una especie de cabra que desapareció hace ya 5000 años y que vivía en Menorca. Tenía las patas cortas y un pequeña joroba en el lomo.

¡Llegamos a La Catedral!

¡Es impresionante! Tiene 24 metros de altura, más de 100 metros de largo y 15 metros de anchura. Cuando hemos entrado nos hemos sentido muy pequeñitos. No me extraña que a esta cueva la llamen “La Catedral”.

null

Bajamos con cuidado porque hay mucha humedad y el suelo resbala un poco. Las paredes son arcillosa y hay una capa de musgo de color oscuro.

Para los primeros pobladores de Menorca la Cova dels Coloms era un lugar sagrado. Hace 100 años descubrieron en la cueva huesos humanos y vasos de cerámica de la época talayótica. ¿Os acordáis de la visita que hicimos al poblado de Trepucó? Allí aprendimos algunas cosas interesantes sobre esta época.

Cuernos de toro

En las excavaciones de la cueva encontraron también dos cuernos de toro hechos en bronce. En la prehistoria hacían estas figuras porque honraban la capacidad de las mamás para tener hijos en su vientre y aumentar la familia.

¡A nadar!

Hemos aprovechado para descansar un rato, beber y comer la fruta que llevamos en la mochila. Durante toda la excursión no hemos dejado de oir a los pájaros cantando entre los árboles y, aquí, en la cueva, siguen piando.

null

Ya estamos de vuelta y comenzamos a pensar en el baño que nos vamos a dar en la playa de Binigaus.

Cuando vuelva al Hotel Royal Son Bou Family Club les contaré a todos mis amigos esta aventura. ¿Quién quiere volver conmigo a ver la cueva más alta de Menorca? ¿Y a nadar en el mar al pie del barranco de Binigaus?

null

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad