Menorca

Menorca en otoño, una época perfecta para viajar en familia

Siempre es un buen momento para viajar a Menorca. Cada estación es diferente: unos meses son más tranquilos y las temperaturas son más suaves, en otros hay más ambiente y hace más calor, pero Menorca nunca pierde su magia y te fascinará en cualquier época del año.

 

Si viajáis a Menorca para pasar vuestras vacaciones familiares durante los meses de otoño, encontraréis un clima que permite disfrutar de las playas de aguas cristalinas y, por supuesto, tomar el sol y darse un buen chapuzón en las piscinas del hotel. Las temperaturas son ideales para hacer un montón de actividades al aire libre, porque suelen oscilar entre los 26º y los 16ºC.

Desde el Royal Son Bou Family Club queremos proponerte varios planes para aprovechar al máximo el otoño en Menorca. Días de playa y piscina, excursiones en plena naturaleza, actividades culturales… ¡estamos seguros de que viviréis unas vacaciones inolvidables!

Excursiones por el Camí de Cavalls

null

El Camí de Cavalls es un sendero histórico de 185km que rodea toda la isla y que os llevará a través de rincones increíbles. Descubriréis diferentes especies de flora y fauna autóctonas y observaréis distintos paisajes a la vez que disfrutáis de un gran día en familia.

Hay muchas formas de recorrer el Camí de Cavalls: a pie, en bicicleta e incluso a caballo. Si os decantáis por el senderismo, desde Son Bou podéis hacer dos rutas:

  • Hacia Santo Tomás: es un recorrido perfecto para hacer con niños. Es llano y fácil y os llevará poco más de 2 horas. Podréis apreciar los contrastes entre las diferentes zonas y seguro que cuando lleguéis a Santo Tomás os apetecerá disfrutar de un baño refrescante en las aguas poco profundas de esta playa. Y, si tenéis ganas de seguir vuestra excursión, podéis llegar hasta la cala virgen de Binigaus.
  • Hacia Cala’n Porter: este recorrido es un poco más largo, son unas 3 horas de caminar, y tiene una dificultad media. Atraviesa dos barrancos, pasa por la cala de Llucalari y por diferentes zonas de cultivos y árboles frutales, hasta llegar a la playa de Cala’n Porter. Esta playa se encuentra entre altos acantilados y tiene poca pendiente por lo que es perfecta para los niños.

Sea cuál sea la ruta elegida, será una auténtica aventura para los más pequeños.

Visitar castillos y fortalezas

null

A lo largo de la historia, Menorca fue un territorio muy codiciado por su situación geográfica en el centro del Mediterráneo. Fue invadida por diferentes civilizaciones y, durante el siglo XVIII perteneció a la corona británica, fue conquistada por los franceses, ocupada por los ingleses de nuevo, hasta que en 1802 volvió a manos españolas.

Si a tus hijos les gusta imaginarse mil aventuras, tenéis que visitar las diferentes fortificaciones que se construyeron para defender Menorca de los ataques marítimos. Les fascinará escuchar las historias y leyendas de piratas y soldados que quisieron hacerse con este tesoro situado en medio del Mediterráneo. Y se divertirán recorriendo los rincones de la Fortaleza de la Mola, levantada por los españoles para evitar otra conquista de los ingleses, los pasadizos del Fuerte Malborough, construido por la corona británica, y los túneles del Castillo de San Felipe, erigido después de los ataques de Barbaroja en Mahón.

Un paseo por los diferentes pueblos

null

En Menorca las distancias son cortas y podréis llegar a las diferentes poblaciones de la isla con facilidad en coche o en autobús. El pueblo más cercano al Hotel Royal Son Bou Family Club es Alayor, que se encuentra a solo 10 minutos en coche. Fue construido alrededor de una colina y el casco antiguo conserva su encanto tradicional.

La capital de la isla, Mahón, tiene uno de los puertos naturales más grandes del mundo. Os proponemos un plan que les encantará a los niños y os permitirá verlo desde otro punto de vista: navegar en un catamarán.

Al extremo occidental de la isla está Ciutadella. Aprovechad para caminar tranquilamente por las estrechas calles y conocer el casco histórico, contemplar las casas señoriales, la catedral y las diferentes iglesias. Y seguro que comer un helado os sentará de maravilla, mientras paseáis por el puerto y llegáis al Castillo de San Nicolás.

En el centro de Menorca se encuentra Es Mercadal, un pequeño pueblo con mucho encanto situado a los pies de Monte Toro, la montaña más alta de la isla. Si subís al Monte Toro disfrutaréis de unas vistas panorámicas de toda Menorca. Y antes de dejar Es Mercadal, pasad por Ca’n Pons para comprar una deliciosa ensaimada de Menorca, ¡hay tantos sabores distintos que os será muy difícil elegir!

Diversión para niños y adultos

null

En Menorca siempre encontrarás planes divertidos con los que disfrutarán tanto los más pequeños, como los papás y mamás.

Los amantes de los animales tenéis una visita casi obligada que os encantará: el Lloc de Menorca. Es un zoo donde viven animales de razas autóctonas y especies exóticas de todo el mundo, acogidos gracias a proyectos de rescate. A los niños les maravillará ver tantos animales diferentes, aprenderán un montón de cosas sobre ellos e incluso podrán tocar algunos.

¿Qué os parecería explorar cómo fue la prehistoria de Menorca? Los antiguos habitantes de la isla dejaron un gran número de yacimientos arqueológicos que hacen que Menorca sea un museo al aire libre. Muy cerca del hotel está Torre d’en Galmés, el poblado prehistórico más importante de las Islas Baleares. Los niños se sentirán como auténticos exploradores descubriendo los tres talayots, la enorme taula, las casas y la sala hipóstila.

null

Y, por supuesto, tendréis actividades para todos en el hotel. Kikoland es un espacio lleno de diversión, donde tus hijos se lo pasarán en grande compartiendo con sus nuevos amigos los juegos, manualidades, excursiones y actividades deportivas que preparan nuestros animadores.

Para los adultos, organizamos diferentes actividades diarias, desde clases de español, hasta actividades dirigidas para que practiquéis deporte durante las vacaciones.

También podéis acompañar a vuestros hijos en las excursiones en los alrededores del hotel, como un paseo en pony o una visita a la mini granja. Además de disfrutar en familia de las dos piscinas. ¿Sabías que la piscina infantil está climatizada con energía solar?

Al final de un día intenso, lleno de experiencias inolvidables, llega el momento de relajarse con una buena cena en uno de nuestros restaurantes y tomar una copa en el Bar Marés, disfrutando de las actuaciones y espectáculos.

¿Ya has reservado tus vacaciones de otoño en Menorca?

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad