Kiko, tu guía turístico

Navega con Kiko y Hooky por el Puerto de Mahón en Menorca

Estamos con la sirenita Mô mirando el mar desde la orilla del puerto. Mi abuelo me contaba historias antiguas en las que las sirenas atraen con su melodía a los navegantes para guiarles hacia tierra segura los días de tormenta. Hooky dice que él las ha visto nadando entre las rocas jugando con los peces.

Como veis, hoy hemos venido al puerto de Mahón. Hooky tenía muchas ganas de visitar este puerto natural. ¿Sabías que es el más grande del Mediterráneo y el segundo más grande de Europa?. Tiene más 6 kilómetros de largo y avanza por Mahón y Es Castell, en el levante de Menorca.

Luchas para conquistarlo

En la historia, este puerto ha sido escenario de muchas batallas porque, hace más de 200 años, españoles, ingleses y franceses lo querían para poder controlar el tráfico marítimo y el comercio y para que sirviera de refugio a sus barcos. El puerto de Mahón está en el centro del Mediterráneo y bien protegido por los fuertes vientos del norte.

De aquellas luchas y de los años en que Menorca perteneció al Reino Unido han quedado buenas muestras en este espectacular puerto.

La herencia de los ingleses

Hemos subido a un barco de Yellow Catamaran para conocer el puerto desde el mar. El punto de partida es el muelle de levante, enfrente de la Base Naval que construyeron los ingleses en el siglo XVIII. A su lado, la Isla Pinto unida a la Base por un puente de madera y en la que se restauran barcos antiguos.

Navegando hacia la bocana miramos hacia atrás y vemos la ciudad de Mahón en lo alto y las pequeñas casas de la ribera norte. Pronto llegamos a la Isla del Rey que se llama así porque fue donde desembarcó el Rey Alfonso III cuando conquistó Menorca en 1287. Los ingleses edificaron allí un hospital que aún existe, aunque ya no está en funcionamiento. Hooky, que estuvo navegando en un barco británico, me cuenta que los ingleses llamaban a esta isla “Bloody Island” porque en este hospital se atendía a los soldados heridos en las batallas navales.

Amores y fantasmas

La herencia inglesa se aprecia en algunas de las casas que vemos desde el mar pintadas de rojo y con las ventanas de color verde.

El guía del catamarán nos dice que miremos a la orilla norte. Vemos una de estas casas. Se llama Golden Farm y cuenta la leyenda que allí tuvieron un romance el famoso Almirante Nelson, de la Marina británica, y Lady Hamilton.

Hooky me señala otra casa de estilo inglés, la del Almirante Collingwood, que fue comandante de la flota inglesa en el siglo XVIII. Ahora es un hotel por donde aún pasea el fantasma del Almirante, según narra la leyenda.

La isla de la cuarentena

Llegamos al Lazareto. Esta isla antes estaba unida a tierra pero se demolió esa parte para que estuviera aislada completamente. Su función era retener allí a las personas y mercancías que llegaban por mar y que eran sospechosos de tener enfermedades contagiosas. Por eso se llamaba también la Isla de la Cuarentena ya que durante 40 días se trataba a los enfermos y los productos contaminados que traían.

Defender Menorca

Como ya os he contado antes, la historia del puerto de Mahón está llena de batallas y luchas. Hooky me recuerda que han sido muchos los que, desde hace más de dos mil años, han intentado conquistar Menorca. Para defenderse, en la entrada del puerto hay dos impresionantes construcciones militares: La Mola y el castillo de San Felipe. Cada una en una ribera, siempre vigilantes.

La Mola también se llama Fortaleza de Isabell II, porque fue esta reina la que dio la orden de construirla para evitar que la flota naval inglesa entrara en la isla. Los edificios se mantienen en bastante buen estado y actualmente se realizan visitas y actos culturales.

El castillo de San Felipe, junto con el Fort Marlboroguh que está a su lado, en la Cala San Esteban, fueron de gran importancia para evitar las invasiones de otros pueblos. Este Fort fue construido en la roca por el militar inglés Sir John Churchill, Duque de Marlborough.

¡Volveremos!

¡Vaya! Nos ha gustado mucho este viaje por el puerto de Mahón y por la historia de Menorca. ¡Cuánto hemos aprendido!. Hooky está encantado y ya quiere empezar a programar una visita a cada una de las islas que hemos visto y a las fortificaciones militares.

Y, para acabar el día, volveremos a ver a la sirenita Mô para despedirnos de ella.

Por cierto, si quieres aprender más sobre la historia del Puerto de Mahón de una manera divertida no te pierdas el comic realizado por Yellow Catamarans.

¿Te animas a conocer el puerto de Mahón?

 

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad