Kiko, tu guía turístico

¿Vienes de ruta familiar al barranco más grande de Menorca?

El barranco de Algendar es uno de los paisajes más bonitos de Menorca. Recorre el municipio de Ferreries hasta llegar a Cala Galdana y en él han ocurrido muchas historias. Algunas de ellas han quedado como leyendas populares que todos conocen. Hoy vamos a disfrutar de una excursión familiar por un tramo del barranco: el Camino Real.

¿Una calzada romana?

Dejamos el coche aparcado en el cementerio de Ferreries y nos ponemos la mochila a la espalda para comenzar la aventura por este sendero. Antes se llamaba Camino Viejo y cruzaba toda la isla, desde Mahón hasta Ciutadella.

Dicen que su origen es medieval y que se hizo sobre una calzada construida por los romanos que vivieron en Menorca.

Se acerca un cernícalo

La primera parte del camino es amplia y bordeada de árboles que dan una sombra apetecible porque, aunque es temprano, el sol brilla con fuerza.

nullLos más pequeños se entretienen corriendo y saltando.

  • “¡Esperad!, aquí hay que ir hacia la derecha. ¿No habéis visto los carteles?”, les digo.

  • “No nos hemos fijado, ¡mira al cielo!”, me contestan asombrados.

  • “Es un cernícalo, les comento. Es como un halcón pequeño y seguro que ha visto alguna lagartija y quiere cazarla. Por eso vuela tan bajo. En Menorca se llama Xoric”.

  • “¡Es muy bonito!”, dicen con las caras sonrientes.

Un rayo en la tormenta

De pronto encontramos una cruz en el camino: la cruz de Son Gornés. El ayuntamiento de Ferreries ha colocado en este sendero varios paneles donde explica los lugares y las leyendas más conocidas de la zona y proponen actividades para entretenerse en el recorrido.

nullLeemos que hace más de 150 años a un joven le sorprendió una fuerte tempestad en medio del camino. Intentó refugiarse pero antes de conseguirlo le alcanzó un rayo. La cruz es un recuerdo.

¿Has visto la perdiz blanca?

Hay tramos del sendero que, a pesar del sol, son oscuros porque los árboles nos rodean por los lados y por arriba. Es como si estuviéramos en un túnel de color verde.

Llegamos a otro panel que nos cuenta la leyenda del pozo de la perdiz blanca. Dicen que un cazador de Ferreries, que visitaba a su novia en Algendar, vio una perdiz blanca y disparó. Pero la escopeta le falló y el ave siguió volando. Esto pasó varias veces y no conseguía acertar.

  • “¡Qué malo! Menos mal que no sabía disparar, seguro que la perdiz era muy bonita”, dice una de las niñas.

  • “Pero un día, consiguó alcanzarla porque un amigo le dijo que tenía que cargar la escopeta con un real de plata. Le rompió el ala derecha”, le cuento.

  • “¿Y qué pasó?, pregunta interesado un niño.

  • “Pues que cuando llegó a la casa de su novia le dijeron que se acababa de caer y se había roto el brazo derecho. ¿Una coincidencia?

Vemos la caseta del pozo de la perdiz blanca pero no se puede entrar, así que seguimos el camino.

Una cueva para refugiarnos

Ahora el barranco cambia de color. Se ven muchas rocas de color blanco y nos acercamos a la Cueva Real. Pastores y campesinos de la zona la utilizan ahora para refugiarse pero es una cueva prehistórica. Los antiguos pobladores de Menorca enterraban aquí a las personas que se morían.

nullDecidimos parar a descansar un rato. Hemos traído fruta y agua. Me como dos crujientes manzanas y pronto nos ponemos en marcha porque los niños ya corren por el camino.

La cuesta de la felicidad

  • “No corráis que ahora llega la Cuesta de na Salema”, les grito.

  • “¿Es muy larga?”, me pregunta una de las niñas.

  • “No, son unos 200 metros. Su nombre viene del árabe y significa felicidad o paz”, les explico.

nullHa sido divertido y ya hemos llegado al final. A partir de aquí comienza otro tramo del barranco donde hay acantilados de hasta 80 metros de altura. ¿Preparamos una excursión para otro día?

De vuelta a casa

La vuelta ha sido rápida. Les explico que este camino se utilizó hasta hace poco más de 50 años. Y que hemos podido hacer esta ruta porque un grupo de voluntarios de Ferreries decidieron, hace 20 años, recuperar el camino. Estaba lleno de hierbas y árboles y casi no se podía pasar pero entre todos lo limpiaron y ahora es una ruta que se puede hacer caminando, a caballo o en bicicleta.

Gracias a los voluntarios hemos podido conocer esta parte del Barranco de Algendar y disfrutar de un entretenido paseo. Es el mayor barranco de Menorca. ¿Ya lo conoces? ¿Qué es lo que más te ha gustado?


DATOS BÁSICOS

  • De Son Bou a Ferreries hay 22 kms. Sales a la carretera general en dirección a Ciutadella y al llegar a la rotonda de Ferreries coges el camino que va hacia el cementerio del pueblo.

  • Recomendamos alquilar un vehículo. Hay transporte público hasta el pueblo de Ferreries pero hay que llegar caminando hasta el cementerio, donde comienza la ruta.

  • El Camino Real está muy bien señalizado. Es un recorrido fácil de 3,5 kms de ida.

  • El Ayuntamiento de Ferreries ha editado una ruta interactiva que puedes recoger en papel allí o acceder a través de su web.

  • Recuerda que hay que llevar calzado adecuado, comida y bebida.

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad