Kiko, tu guía turístico

Kiko planta tomates en un huerto de Menorca

Llega la primavera y es el momento de montar un huerto. Hace tiempo que tengo ganas de cultivar algunas plantas. Troglo y Dita dicen que no es fácil, que las plantas hay que cuidarlas y regarlas cada día. Ellos me ayudarán.

Esta mañana vamos a ir a ver cómo se cultivan los tomates. ¡Me encanta la ensalada de tomate! Y quiero hacerla con los de mi propio huerto. Y también plantaré berenjenas, calabacines, pimientos,... Troglo dice que no corra, que hay que empezar por un pequeño trozo de tierra para ir aprendiendo.

Hemos llegado a una casa de campo donde tienen mucho espacio para cultivar verduras y hortalizas. Hay un limonero muy grande en el patio. Está lleno de limones y Mateo y Rosa, que viven allí, han cogido unos cuantos para hacer limonada. ¡Qué rica! Está dulce y fresca.

null

Entretanto nos explican que cada semilla hay que plantarla en su época para que encuentre el clima adecuado para crecer. Nos acercamos a una zona de tierra que está bien limpia y removida. Ponemos semillas en los surcos de tierra. ¿De qué son? Rabanitos, espinacas y zanahorias. ¡Podremos hacer una buena ensalada!.

Dita le dice a Mateo que ella prefiere la lechuga. Nos explican que tienen semilleros preparados. Las lechugas, igual que los tomates y las berenjenas, se plantan antes en unas macetas muy pequeñas y cuando salen las primeras hojas, se trasplantan en el huerto.

Cogemos unos plantones de tomate y, con las manos, hacemos un hueco en la tierra. Rosa nos ha dejado unos guantes pero a mí me gusta tocar la tierra. La aplastó tapando bien las raíces. Echo un poco de agua.

Las plantas son seres vivos y se alimentan del agua y de las sales minerales de la tierra. Dita dice que ella habla con las verduras y con las hortalizas que cultiva. Les quita las malas hierbas y les canta bajito para que crezcan fuertes y den buenos frutos.

Tomás y María acaban de llegar de la escuela en Mahón. Son los hijos de Mateo y Rosa. Tienen un pequeño huerto que cuidan ellos mismos. Sus padres les enseñaron a preparar la tierra. María prefiere las flores y las plantas aromáticas. El romero huele muy bien. A ella le gusta el orégano. Se lo pone a las pizzas antes de meterlas al horno y quedan riquísimas.

Troglo está jugando con unas mariquitas de caparazón rojo con topos negros. Mateo le explica que son unos animales buenos para el huerto. Si las plantas tienen alguna plaga, como la del pulgón, ellas se los comen y así ayudan a mantener el ecosistema sin tener que utilizar insecticidas o productos químicos.

Cerca están pastando unos caballos que se acercan curiosos. La pared seca les impide llegar a los huertos. ¡Se lo comerían todo! Acaricio a uno de ellos, son muy grandes y fuertes. Caballos de Menorca que se preparan para salir en las fiestas de los pueblos.

Nos cuentan que cuando tienen tomates, cebollas y pimientos del huerto se los dan a su madre para que les haga un plato típico de Menorca: el oliagu. En el plato pones un poco de pan tostado y viertes el caldo con las verduras para que se empape. María dice que le gusta recoger higos y comer el oliagu con higos. ¡Tenemos que probarlo! Les digo a Troglo y Dita.

Hace rato que Dita no habla. ¿Qué está mirando? ¡Fresas! Aquí hay unas plantas de fresas que cuelgan de macetas. Son muy pequeñitas y aún están verdes. Son fresas de primavera. En Menorca está haciendo muy buen tiempo y a esta fruta le gusta la luz así que crecerán rojas y jugosas.

null

Nos despedimos con pena porque en el huerto, al aire libre, sembrando los plantones de pimientos verdes y recogiendo perejil y tomillo para cocinar, se nos ha pasado el tiempo sin darnos cuenta.

En el camino de vuelta al Club Kikoland les cuento mis planes a Troglo y Dita. En el balcón de mi habitación voy a sembrar fresas en una maceta y tomates en otra. Troglo piensa plantar melones y sandías este verano. Le encantan y así los tendrá muy cerca de su casa.

Dita se ríe de nosotros pero ella también ha tenido una idea. En la entrada de su casa pondrá plantas aromáticas para tenerlas siempre a mano. Todo olerá muy bien a albahaca, romero y hierbabuena.

A tí, ¿qué verdura te gusta más? ¿Y qué fruta prefieres? Tú también puedes montar un pequeño huerto en el balcón con flores o plantas que verás crecer cada día. Y les puedes cantar una canción bajito como hace Dita.

Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

He leído y acepto la política de privacidad